La finca cuenta con diferentes cepas o varietales y de ellos extraemos los mostos para preparar los mejores vinos. Las vides reciben el máximo de cariño y mantenimiento, solo de esta forma logramos caldos que expresen el sabor de nuestra tierra.

Entre los diferentes cuarteles o lotes de vides podemos contar con las siguientes variedades:

La cepa de la uva Cabernet Sauvignon es de origen francés. Concretamente de la región vitivinícola de Burdeos y es probablemente una de las más reconocidas a nivel mundial. Esta variedad, desde su Medoc natal, se exportó por todo el mundo adaptándose en muchas regiones vinícolas.

Es una variedad de fácil cultivo que se adapta a una gran variedad de suelos, climas y latitudes. A pesar de todo ello, la Cabernet Sauvignon siempre mantiene su particular carácter.

Es una variedad vigorosa, las bayas de una tonalidad de profunda pigmentación oscura, son pequeñas y esféricas, con un hollejo grueso que le proporciona al vino un marcado carácter tánico. En boca dan una fuerte sensación astringente.

El Cabernet Sauvignon se caracteriza por sus taninos densos y aristocráticos, su color intenso, sus complejos aromas frutales y su estructura elegante. Es uno de los tintos con más potencial (a causa de los taninos que provienen de las pieles) de envejecer durante mucho tiempo, y ganan en categoría si envejecen en roble. Sus poderosos taninos y viva acidez proporcionan vinos duros en su juventud.

El Cabernet Sauvignon es un vino añejable por excelencia, el paso por roble nuevo aumenta su complejidad y concentración. Debido a la buena cantidad de taninos y gran acidez que posee en su juventud resulta bastante áspero y astringente en boca, lo cual berberlo joven no deja de ser toda una experiencia. Se suaviza cuando pasa un período en barricas de roble. Alcanza su plenitud después de mucho madurar en madera y añejarse en botella, conjugando los aromas de la madera con los frutados de la cepa. Con un tiempo prolongado de guarda se obtiene una notable fineza.

En maridajes el Cabernet Sauvignon es ideal para acompañar:

  • Carnes rojas
  • Carnes de caza (ciervo, jabalí, conejo)
  • Cordero
  • Guisos
  • Comidas con salsas fuertes
  • Carnes a la parrilla.

La temperatura de servicio de un Cabernet Sauvignon, la cual le permite al vino exponerse delante de nosotros destacando sus aromas y sabores, ronda entre los 16º a 18º, para un cabernet joven y entre los 18º-20º, para un vino de guarda. Para un vino de guarda seria recomendamos usar decantador, aproximadamente una hora antes de beberlo.

La Barbera es una variedad de uva de vino italiana. Produce buenos rendimientos y es conocida por su color intenso, sus pocos taninos y sus altos niveles de acidez.

La Barbera es una variedad de uva tinta cuyo contenido tánico es bajo, aunque perceptible. Es una de las variedades favoritas de los viticultores italianos por su robustez; es altamente resistente a los hongos y es capaz de producir buenas cosechas en diferentes tipos de tierra. En general las uvas Barbera son valoradas como uvas de mezcla por su elevada acidez e intenso color.

En Piamonte, la vid es valorada por sus rendimientos y su habilidad a madurar dos semanas antes que la nebbiolo, incluso en viñedos con una exposición menor que la ideal.

Las uvas Barbera crecen con facilidad en el clima cálido, particularmente en la región noroeste de Piamonte, Italia.

El uso de barricas de roble para la fermentación o la maduración pueden influir en el sabor y en el perfil de los vinos de barbera. Los vinos de barbera influenciados por el barril tienden a ser más redondos y ricos, con más notas picantes y a ciruela. Los vinos realizados con barricas de roble más antiguo o más neutro tienen aromas más vibrantes y notas a cereza.

En los siglos XIX y XX, las olas de inmigrantes italianos llevaron esta vid a América, asentándose en California y Argentina. Así fuera de Italia, se cultivan en California, Brasil, Argentina y Australia, entre otros países.

Características y tipos 

La menor cantidad de taninos, en la uva Barbera, tiene la ventaja de hacer un vino más suave y que se puede beber antes. La barbera puede ser fragante, placentera y perfumada desde su juventud. Posee una característica que la diferencia de otras castas: es una de las más fáciles de comprender y, al mismo tiempo, una de las más difíciles de realizar.


Hay distintos estilos de barberas, desde aquellos que buscan la sencillez y un vino fácil de beber, aromático y frutal para consumir joven (desde el ‘frizzanti’ o el ‘vivaci’ a los de vinificación tradicional sin crianza hasta aquellos con unas pretensiones mayores con unos rendimientos contenidos y una medida crianza en roble.

Las características organolépticas que podemos encontrar en una barbera de gran calidad serían:

Color: Rojo rubí con buena intensidad. Cada día son más los vinos con una gran intensidad cromática.

Aromas: Principalmente florales; pétalos de rosa, rosas salvajes, violetas, salvia…, frutales; cerezas, ciruelas, grosellas, frambuesas…, especias; pimienta, clavo, canela

Boca: Buena textura, equilibrio, acidez marcada pero no molesta, cuerpo medio, agradable, carnoso con fruta, amplia y con buena persistencia, que invita a beber.

El Tempranillo es una variedad de uva tinta cultivada extensamente para producir vinos tintos con cuerpo

El vino Tempranillo es un caldo que no solo se caracteriza por el tipo de uvas con las que está elaborado sino que, además, tiene una personalidad propia que merece ser conocida en profundidad.

Para empezar, es importante saber que el vino Tempranillo es considerado un vino de cuerpo medio. Uno en el que el 90% de su composición se basa en uvas de Tempranillo, que son además las responsables de su característico sabor.

Debido al tipo de uva y a su tiempo de maduración (que no supera nunca el año y medio), el vino Tempranillo cuenta con una graduación alcohólica baja que oscila entre los 11 y los 14 grados. Un factor que nos permite generalizar a esta familia de vinos como vinos de acidez media, un aspecto que los convierte en acompañantes ideales para casi cualquier tipo de comida.

Otro aspecto realmente característico del vino Tempranillo es su abanico de aromas y sabores. Los vinos de este tipo combinan notas frutales (entre las que destacan las de cereza), especiadas (con notas de vainilla o clavo) y matices de tabaco o cuero. Aunque sus matices de aroma y sabor dependen enormemente de la región vitivinícola a la que le debe su sabor.

Si bien la tierra es un factor decisivo que influye en la calidad del vino Tempranillo, también es cierto que hay regiones específicas que suponen (casi) una auténtica garantía de calidad.

Así en Bodegas Landsuá le damos un cuidado único a las plantas para obtener un vino Tempranillo de calidad por las características propias de sus suelos pero, también, por esas oscilaciones de temperaturas entre la noche y el día necesarios para este tipo de uva.

Se tiende a pensar que el vino Tempranillo es un vino joven ya que, habitualmente, no maduran durante más de año y medio. Sin embargo y con más tiempo de maduración, también podemos encontrar vinos Tempranillo Reserva (con mínimo tres años de envejecimiento) e, incluso, Gran Reserva (para aquellos que permanecen más de cinco años).

La pinot noir es una variedad de uva de vino (Vitis vinífera). El nombre puede hacer referencia también a los vinos realizados sobre todo a partir de esta uva. El nombre deriva de las palabras francesas pine (piña) y noir (negra). El término pine se debe a que esta variedad tienen unos racimos apretados y cónicos, con forma de piña.

La pinot noir también es una uva usada para la producción de vino espumoso en la región de Champaña y en otras regiones vinícolas.

Se considera que produce algunos de los vinos más elegantes del mundo, pero es una variedad difícil de cultivar y de vinificar.

La uva tiende a producir racimos apretados, lo que la hace susceptible de riesgos viticulturales, entre los que se encuentra la putrefacción, y requiere de un mantenimiento diligente de la canopia. Su fina piel y sus bajos niveles de compuestos fenólicos hacen que la pinot noir produzca vinos con un color claro, cuerpo medio y pocos taninos.

Este tono mucho más claro que otros vinos tintos no es un fallo en la vinificación y es una de sus características más notables y destacadas.

Cuando son jóvenes, los vinos de pinot noir tienden a tener aromas a frutas rojas, como cerezas, frambuesas y fresas. A medida que envejecen, pueden desarrollar aromas vegetales y “granjeros”.

Las hojas de la pinot noir suelen ser más pequeñas que las de cabernet sauvignon o la syrah y la vid suele ser menos vigorosa que aquellas variedades. El racimo es pequeño y de forma cónico-cilíndrica, con una forma similar a una piña. Algunos historadores de la viticultura creen que esa similitud en la forma podría ser el origen de su nombre.​

En los viñedos, la pinot noir es sensible al viento, a la helada, al nivel de brotes (debe tener bajos rendimientos para producir un vino de calidad), al tipo de suelo y a las técnicas de poda. En la vinificación es sensible a los métodos de fermentación, a las cepas de levadura y refleja muy bien el terruño en el que se encuentra, produciendo vinos muy diferentes dependiendo de la región.

Los vinos de pinot noir están entre los más famosos del mundo. Joel Fleishchman, de la revista Vanity Fair, describe al pinot noir como “el vino más romántico, tan voluptuoso como un perfume, tan dulce y agudo, y tan impactante y poderoso que, al igual que el amor, hace correr la sangre caliente y la cera del alma de forma poética”.​ La maestra sumiller Madeline Triffon definió al pinot como “sexo en una copa”.

El gran rango de buqués, sabores, texturas e impresiones que produce el pinot noir a veces confunde a los que lo prueban. A grosso modo, sus vinos tienden a tener un cuerpo de ligero a medio, con reminiscencias aromáticas a cereza, frambuesa y, en menor medida, grosella, y a otras pequeñas frutas rojas y negras. Tradicionalmente, el tinto de Borgoña de esta variedad es famoso por su sabrosa intensidad, aromas “granjeros” (característica asociada con el tiol y con otros compuestos), pero con el cambio de las modas, las técnicas de vinificación y con clones más modernos y fáciles de cultivar se ha favorecido un vino con más sabores a frutas y con un estilo más limpio.

El color de este vino cuando es joven se compara a menudo con el de garnet, y suele ser mucho más claro que el de otros vinos tintos. Esto es completamente natural y no se debe a un fallo de la vinificación. Esto se debe a que la pinot noir tiene en su piel un nivel más bajo de antionacinas que muchas de las variedades tintas más famosas.

El pinot noir también se usa para la producción de champán (normalmente mezclado con chardonnay y pinot meunier) y se planta en muchas regiones del mundo para hacer tanto vinos sin gas como vinos espumosos. La vid de pinot noir que se usa para vinos de mesa secos es generalmente de bajos rendimientos y menos vigorosa que otras variedades, mientras que cuando crece para la realización de vinos espumosos (como el champán) generalmente tiene más brotes y tiene unos rendimientos significativamente más altos.

Además de ser usada para la producción de vino tinto y de vino espumoso, la pinot noir también es usada a veces para la producción de vinos rosados, del estilo de Beaujolais Nouveau, e incluso para vinos blancos vin gris. Su zumo es incoloro.

El vino más caro del mundo está hecho con Pinot Noir.

El más famoso y caro productor de Borgoña es Domaine Romanee Conti, quien hace muchos vinos reconocidísimos, incluyendo Romanée Conti y La Tache. Domaine Romaéee Conti tiene el meritoso récord de haber producido el vino más caro del mundo: En 2013 Romanée Conti de 1978 se vendió por ¡¡casi 500.000$!!

No es extraño que los que la cultivan se precien tanto de hacerlo y que sea una uva con tanto glamour.

Los vinos de la cepa Tannat, son vinos muy concentrados, potentes, estructurados y de gran complejidad. Se caracterizan por un notable balance entre la acidez y la fruta.

A la vista, el vino Tannat presume su intensa coloración roja violácea, a veces con tonalidades granate, limpia y brillante. En su aroma predominan los frutos silvestres rojos y negros de bosques muy maduros, notas especiadas y la presencia de chocolate que anuncia interesantes maridajes. Tiene mucha presencia en boca, la colma de manera persistente y con excelente y abundante final. Sus taninos son firmes y marcados, y superan en intensidad a los de la Cabernet Sauvignon.

Potencial enológico de las uvas Tannat:

El tannat da unos vinos con mucho color, muy taninos y nerviosos con cierta acidez.
Ásperos cuando son jóvenes, se suavizan envejeciendo, en barricas de roble y se aconseja ese envejecimiento.
Esta variedad permite elaborar vinos tintos de calidad. Los aromas presentes son la frambuesa, la mora, el casis, la frambuesa.

A la vista presenta un color rojo intenso brillante.
En nariz es potente, con aromas de moras, casis, cereza negra, madera, sotobosque.
En boca es fuerte, ácido y astringente si es joven, se suaviza envejeciendo.

El roble y el Tannat es la combinación perfecta para redondear su estructura en boca. Este vino al ser criado en Barricas de roble pierde su acidez y astringencia.

Perfil y carácter del Tannat: Esta variedad da vinos potentes, de color intenso. Son estructurados, nerviosos y muy taninos. Si son jóvenes, son bastante astringentes, el envejecimiento entre 12 a 24 meses en barricas de roble es necesario.

Maridaje del Tannat: Estos vinos, se beben con comidas picantes y grasas que ocultan su dureza cuando son jóvenes. Acompañan perfectamente con cordero, setas, magret de pato, quesos madurados y jóvenes.

La definición del nombre Merlot viene de: Merle en su lengua de origen, Mirlo en la nuestra, el nombre de esta variedad de uvas Merlot, seguramente alude al gusto de este pájaro por los granos de esta cepa tinta o a la belleza del azul profundo de su plumaje, que recuerda al color de las uvas Merlot.

El Merlot es la principal variedad en los vinos de corte de las famosas denominaciones francesas de Saint Émilion y Pomerol, y junto al Cabernet Sauvignon, componen algunos de los más renombrados vinos de Burdeos.

Los vinos Merlot tienen cierto parecido con el Cabernet Sauvignon pero no son tan aptos para la guarda por su marcada tendencia a la oxidación.

También expresa un carácter salvaje pero de manera más elegante y sutil. Menos tánico, más amable y carnoso, de madurez más temprana y baja acidez, el Merlot es un vino que puede beberse joven. Su contenido alcohólico suele ser elevado ya que el nivel de azúcar en sus uvas es muy alto.

Las características de su color es el rubí intenso con matices bordó. Sus aromas típicos son los frutos negros y rojos, como las moras, las frutillas, las cerezas muy maduras. En la degustación también suelen aparecer aromas que recuerdan al higo, el tabaco, el cuero y las violetas. También pueden aparecer notas mentoladas, resinosas y recuerdos de cáscara de naranjas.

La Merlot es una variedad de origen francés presente en la mayoría de las denominaciones españolas.

Hay estudios que señalan a la uva Merlot como una variedad descendiente de la Cabernet Franc y hermana de la Carménère y la Cabernet Sauvignon. El nombre procede de la palabra occitana merlot, diminutivo de mirlo, pues los colores del plumaje y el de la baya son muy similares o por la afición del mirlo a este manjar.

La cepa prospera en latitudes frías y mejor en suelos arcilloso-ferrosos. Es de brotación temprana lo que la hace sensible a las heladas. Un mal tiempo en época de floración produce corrimiento. Debido al fino hollejo de la baya, bajo determinadas condiciones ambientales de calor y humedades es muy susceptible a brotes del hongo Botrytis cinerea.

La variedad Merlot presenta racimos cilíndricos, pequeños, de bayas sueltas y tamaño grande, de un color azul-negro intenso y hollejo muy fino, lo que dará vinos de carga tánica moderada-baja. Son bayas con un buen contenido en azúcar. La baya es propensa a una rápida sobre-maduración una vez ha empezado este proceso.

La elaboración monovarietalal con Merlot da vinos suaves, aterciopelados aromáticos y densos. De color rubí intenso y de moderada graduación alcohólica. Aunque suelen tener un periodo corto de crianza pueden seguir evolucionando favorablemente en botella durante décadas. En trasiegos con otras variedades aporta suavidad y equilibrio.

El vino tinto con Merlot admite muchas combinaciones gastronómicas, lo que lo convierte en un buen comodín para nuestras mesas.

Los ampelógrafos creen que esta uva se originó en Cariñena, Aragón, y que fue llevada posteriormente a Cerdeña, la península itálica, Francia, Argelia y el Nuevo Mundo. La variedad ha sido habitual históricamente en el vino de mezcla de Rioja.

Ofrece unos vinos robustos y equilibrados, con gran color y abundantes taninos que la hacen idónea para el envejecimiento. Se complementa muy bien con la Garnacha y la Tempranillo.

La uva es usada a menudo para oscurecer el color de los vinos de mezcla aunque posteriormente se han hecho vinos varietales de forma excepcional. La Carignan puede ser una variedad difícil para los productores debido a su alta acidez, sus taninos y su astringencia. Por ello se requiere mucha habilidad para producir vinos finos y elegantes.

La syrah y la garnacha son las que mejor compaginan con el cariñena siendo capaces de producir un vino más suave con un aroma frutal y rústico.

En Bodegas Landsuá, los vinos Cariñena, se han ensamblado con vinos de la Cepa Barbera di Asti, produciendo con éxito un vino bi-varietal excepcional.

Es una de las variedades de las que se poseen datos más antiguos sobre sus características y su cultivo.

Características Generales

A la cariñena se le conoce tambien como: Mazuela, Mazuelo, Samsó, Caranyana, Crinyana, Granyena, Caragnane, Carignan.

Los racimos son de tamaño grande, con hombros marcados, de bayas de uniforme tamaño pero irregular coloración. Compactos de pedúnculo muy corto.

Las Bayas Grandes, de epidermis con enverado y evolución del color irregular y color azul negro con mucha pruina.

Cepas:

Vigorosas, de entrenudos cortos y por ello con mucha densidad de hojas, de porte erguido, de elevada fertilidad y muy buena producción.

De desborre tardío y de maduración en media estación tendiendo a tardía.

Enológicamente da lugar a mostos con alto contenido en azúcar y bastante color, con elevado contenido en taninos astringentes y con aromas amargos y herbáceos.

Posee buena acidez. Sirve de base de vinos alcohólicos, coloreados y de otras que desarrollan buenos aromas en vinos jóvenes.

Son fuente de elevada y adecuada acidez.

Sus mostos muy aromáticos, dan vinos jóvenes de color muy vivo con aromas florales, predominando las violetas, pero poseen poca estabilidad aromática en su evolución.

Su contenido en taninos es elevado por lo que envejece bien y da vinos con cuerpo.

Syrah podríamos decir que es una variedad versátil y de gran carácter

Versátil porque se adapta a diversas condiciones de clima y suelo.

También lo es en su maridaje; desde carnes blancas a rojas, pasando por pastas y quesos maduros.

Es un vino imponente de gran carácter, tiene aromas diversos con mucha expresión frutal y rica en acidez.

En Mezclas, un toque de Syrah con su profundo color, su expresión aromática, su frescor y redondez en boca son siempre un aporte importante en todo Blend.

En cuanto al Terroir y suambiente, el Syrah presenta variaciones en diferentes climas.

En climas fríos, los vinos Syrah son más frescos, delicados, elegantes.

En climas más cálidos predominan los aromas más negros como mora y arándanos.

El terroir (suelo) complementa estas expresiones siendo más estructurados en los suelos pedregosos tipo pizarra como los de Viñedos El Fuerte de Bodegas Landsuá.

El vino Syrah desarrolladas en climas más cálidos como el de Samaipata se obtiene un Syrah muy potente pero a la vez redondo, complejo y elegante, con aroma frutal y exuberante. 

Los aromas típicos del Syrah son los que se asocian a las frutas negras, tales como la mora, ciruela, pimienta negra, tocino y cuero. Al paladar es concentrado, normalmente frutoso, con taninos suaves (poca astringencia) y acidez equilibrada.

Dependiendo del clima, los sabores pueden ir de agresivamente herbáceo a dulcemente tropical. En los climas más fríos, la uva tiene tendencia a producir vinos con una notable acidez y sabores a hierba verde, pimientos verdes y frutas tropicales (como a maracuyá), así como notas florales (como las notas a flor de saúco). En los climas más cálidos puede desarrollar más notas a frutas tropicales, aromas a uva y a frutas de árboles, como el melocotón.

El vino de Sauvignon Blanc, cuando está ligeramente frío, acompaña bien al pescado y al queso, tanto madurado como fresco. También es uno de los pocos vinos que acompañan bien al sushi.​

Los vinos tienen buen cuerpo, muy aromáticos y de buena acidez. Su versatilidad es amplia, casi para todos los gustos y los tiempos: refrescantes, secos y agresivos 

El Sauvignon Blanc es un vino para beber preferentemente joven; sin embargo, la fermentación en barrica produce una gama de sabores de frutas tropicales, a piña, banana, guayaba.

-Da mostos ácidos, con sabores a frutas verdes, a hierba y hojas, recuerda también a las grosellas, al sauco, a las setas y a flores.
-El Sauvignon Blanc produce unos vinos blancos secos muy elegantes y equilibrados, con aromas varietales presentes durante los primeros años

Maridajes:

El Sauvignon Blanc es ideal para acompañar:

  • Mariscos;
  • Pescados;
  • Comida picante;
  • Pastas con frutos de mar;
  • Aves;
  • Queso de cabra;
  • Son excelentes como aperitivos.

La temperatura de servicio de un Sauvignon Blanc, la cual le permite al vino exponerse delante de nosotros destacando sus aromas y sabores, ronda entre 8° y 10°.

Da mostos ácidos, con sabores a frutas verdes, a hierba y hojas, recuerda también a las grosellas, al sauco, a las setas y a flores.

El Sauvignon Blanc produce unos vinos blancos secos muy elegantes y equilibrados, con aromas varietales presentes durante los primeros años.

Se dice que este cultivar es amante de la brisa marina y del mar.

La uva blanca venida de lejos.

La cepa primigenia de esta variedad, probablemente, recorrió el camino desde su cuna en Asia para llegar a ser en las cuencas mediterráneas una de las variedades más extendidas y generalizadas. Se cree que la Moscatel de Alejandría es una de las variedades de la familia Moscatel que genéticamente todavía se mantiene intacta.

Está considerada una “vid antigua”, y los expertos en vino creen que es una de las más antiguas que quedan sin modificar genéticamente y que aún persisten.

Con esta variedad se elaboran vinos blancos secos, dulces y blancos espumosos, tanto monovarietales como multivarietales. 

Sus bayas son grandes y carnosas de color pálido ambarino y sabor almizclado. Aromática y con un alto contenido de azúcares.

Los vinos blancos elaborados con Moscatel de Alejandría se caracterizan por una gran carga aromática con un amplio abanico frutal. Muy frescos en boca, estos vinos de Moscatel de Alejandría tendían a ser vinos afrutados y dulzones evolucionando en los últimos tiempos hacia vinos secos y sabrosos.

La Moscatel de Alejandría es una variedad que, además de ser utilizada para la vinificación, también se utiliza para elaborar vinos generosos, licorosos –mistela- o dulces y vinos de crianza en barrica.

Se utiliza como uva de mesa pero es capaz de producir elegantes mistelas y buenos blancos secos y dulces espumosos.

Vinos blancos secos y dulces naturales con aromas potentes, elegantes y florales.

Se pueden emplear en coupages para aportar aromas.

Está considerada una “vid antigua”, y los expertos en vino creen que es una de las más antiguas que quedan sin modificar genéticamente y que aún persisten.

Con esta variedad se elaboran vinos blancos secos, dulces y blancos espumosos, tanto monovarietales como multivarietales.

Reconocida internacionalmente, esta variedad blanca de origen francés se utiliza para la elaboración de cavas y champagnes como de vinos frescos, jovenes y cremosos blancos con barrica.

Probablemente es la variedad de uva blanca más conocida del mundo y también una de las de un cultivo más ampliamente extendido por su buena adaptación climática. Es originaria de la región francesa de la Borgoña y su origen genético procede de las cepas Gouais Blanc y Pinoccio. El nombre Chardonnay es la adaptación al francés de la palabra hebrea Sha’har-adonay, que significa “Puerta de Dios” en referencia a la ciudad santa de Jerusalén. Estas cepas de variedad blanca fueron introducidas en Francia por los cruzados desde Palestina.

Es una variedad de brotación muy precoz y con un periodo corto de maduración.

La cepa presenta un pámpano de porte semi-erguido horizontal. Los racimos son de tamaño pequeño y compacto. Las bayas son esféricas y de tamaño mediano, de color verde-amarillo y de hollejo medio grueso. El mosto tiene un muy elevado contenido en azúcares y una alta acidez.

Su vinificación produce un mosto suave y aromático muy valorado para la elaboración de vinos espumosos, tanto en cava como en champagne.

Los vinos blancos con crianza de Chardonnay admiten periodos en barricas de roble de entre unas semanas, hasta llegar a varios meses, durante los cuales se procede al battonage para conseguir un vino de textura más cremosa. A la vez adquiere aromas a vainilla, coco, tostados y anís. En boca se aprecia untuoso, lleno, sin perder frescor.

Los vinos blancos monovarietales de la variedad Chardonnay son muy apreciados por su elegancia y refinamiento.

La chardonnay tiene una gran reputación por su relativamente fácil cultivo y su habilidad para adaptarse a diferentes condiciones. La uva es maleable, y los vinos producidos muestran características diferentes según el terruño y el método de vinificación. Es un vino altamente vigoroso, con una extensa cobertura de hoja que puede inhibir la energía y nutrientes consumidos por su racimo de uvas.

Los agrónomos contrarrestan esto con la poda extensiva y el manejo de la canopia. Cuando las vides de chardonnay son plantadas densamente, son forzadas a competir por los recursos y emiten energía en su racimo de uvas. En algunas condiciones las vides pueden tener muy alto rendimiento, pero el vino producido de esas vides sufrirá una caída de calidad si el rendimiento va mucho más allá de las 4,5 toneladas por acre (80 hl/ha).

El tiempo de cosecha es crucial para hacer el vino, con una uva perdiendo rápidamente acidez desde que madura. Algunos peligros de la viticultura incluyen el riesgo de daño por la helada de primavera, siendo el chardonnay un vino temprano, normalmente una semana después del pinot noir.

Muchos expertos han llegado a afirmar que el vino Chardonnay es de los más conocidos internacionalmente, sobretodo en el continente americano, aunque en la actualidad usted puede adquirir los vinos Chardonnay en cualquier región del planeta. Siendo los de mayor calidad los que proceden de viñedos de uva blanca Chardonnay cultivados en la región francesa de Borgoña y en el Valle de Russian River en California. Esto se debe principalmente a las bajas temperaturas de estas regiones y a la calidad de sus suelos.

Características del Chardonnay

Los vinos Chardonnay, están catalogados entre los denominados vinos secos o medio secos. Sus sabores más característicos son la pera, la manzana, melocotón y de frutas tropicales como la piña, el melón o el plátano. El sabor a cítricos que en ocasiones suelen poseer los vinos Chardonnay, como el sabor a limón, a toronja o a naranja, no es de los más frecuentes, pero con un poco de suerte también puede llegar a sentirlo.

Sabor y maridaje de vinos Chardonnay

El sabor de los vinos Chardonnay depende del tiempo de añejamiento en barriles de roble que posean.

Chardonnay jóvenes

Por un lado tenemos los vinos Chardonnay con un mínimo añejamiento, son jóvenes, frescos, claros, con aroma y sabor a fruta fresca. Con este tipo de Chardonnay podrás experimentar un vino más seco y fresco, debido a que ha tenido poca o ninguna influencia del roble, según sea el caso. La frutalidad y la acidez de este vino son fantásticas cuando se ponen en contacto con el paladar, por lo que combina muy bien con comidas que posean, como ingrediente principal, el pescado o los mariscos.

Chardonnay con crianza en roble

Por otro lado, tenemos el vino Chardonnay de crianza en roble, exuberante y con cuerpo, que posee un sabor afrutado, el que se verá acentuado de acuerdo al período de añejamiento en los barriles de roble. Es ideal para acompañar carnes blancas ahumadas y alimentos elaborados a base de salsas cremosas o acompañados por éstas.

También hay vinos Chardonnay con texturas más suaves y cremosas, con un sabor suave y complejo de frutas, con aromas de vainilla, especias y un ligero sabor a roble, que es la madera con la cual se confeccionan los barriles en los que envejece este fantástico vino. Hace un buen maridaje con una parrillada de pollo, cerdo o ternera.

Sinónimos: Semillón Muscat en Francia y Greengrape Sudáfrica.

El Semillón es originaria de la región de Burdeos en el sudoeste de Francia. Es una variedad con muchos usos: se pueden elaborar vinos secos o dulces, jerez o brandy. Da los mejores resultados cuando se vinifica en asociación con otras variedades, sobre todo, el Sauvignon Blanc, obteniendo vinos de calidad superlativo. Los vinos de variedad Semillón en general cuando son bien logrados son extraordinarios. Estacionado en roble nuevo forma, un bouquet especiado interesante. El Semillón tiene la virtud, junto a la Riesling, de pudrirse noblemente. Bajo ciertas condiciones de temperatura y humedad, un hongo (Botrytis cinerea) suaviza la piel de la uva y permite que se deshidrate, por lo que toma el aspecto de uva pasa con gran contenido de azúcar y acidez, para elaborar así un vino dulce y cremoso. La fermentación del mosto se lleva a cabo lentamente y el resultado es un vino con un equilibrio perfecto que va, entre ácido, azúcar y alcohol, el cual tiene un intenso aroma floral y sabor amielado que, en buena parte es dado por el hongo.

Vista: A la vista el Semillón, presenta un color amarillo verdoso tenue, sorprendiendo con reflejos dorados.

Olfato: Los aromas principales del Semillón son miel, frutas de carozo, tostadas, hierba recién cortada y algunos aromas cítricos. Cuando ha sido cosechado tempranamente, cuidadosamente fermentado y tiene paso por roble, el Semillón se destaca por sus aromas a banana y pan tostado.

Sabores: A la boca, el Semillón es un vino seco, equilibrado y de gran personalidad, presenta sabores a damasco, manzana verde, crema, miel, algunos citrus, tostadas, etc.

Maduración

Con el Semillón mayoritariamente se obtienen vinos ya sean dulces o secos de gran envejecimiento ya que las características de esta variedad lo permiten. Es uno de los vinos blancos más exquisitos, apreciado por su longevidad, se une a la madera tan bien como el Chardonnay, pero a diferencia de ésta es raro encontrarlo como varietal.

Maridajes:

El Semillón es ideal para acompañar:

  • Pescados a la plancha;
  • Salmón grillado;
  • Pollo a las finas hierbas;
  • Pastas con hongos o con espinacas;
  • Para postre;
  • Como aperitivo.

La temperatura de servicio de un Semillón, la cual le permite al vino exponerse delante de nosotros destacando sus aromas y sabores, ronda entre los 10º a 12º.